El azar como punto de partida.

Catálogo NO SÓLO PAPEL


A lo largo de todo el proceso creativo de una de mis obras la formación de accidentes visuales, pictóricos se entiende, y otras acumulaciones de diferentes texturas, transparencias, etc… en una determinada franja o zona del cuadro parece querer encauzar la mirada del que la contempla.

Se producen ,a mi entender, dos circunstancias, el placer visual ( y me atrevería a decir espiritual ) que me produce los hallazgos que el azar de forma caótica encuentra en determinadas y delimitadas zonas del lienzo y que de una forma instintiva trato de ordenar para conseguir una relación física - refiriendome a la fisicidad de la propia pintura, color, textura, contraste,…- y compositiva coherentes con el resto del cuadro.

La segunda circunstancia es mental y es la recompensa: es que el todo del cuadro, con una serie de innumerables relaciones inherentes, por ejemplo: de compensación de fuerzas, de contrastes de textura y/o colores, de paralelismos o divergencias lineales, de equilibrios, etc…funciona de tal manera que es la idea de belleza la que predomina, esa es la recompensa que en forma de fruición recibirá el ojo avezado del espectador.

Silvia Lerín. Valencia. Marzo 2010